OK

OK Cancel

Thank you

Close
Previous

La importancia de un cuero cabelludo hidratado

Previous

La importancia de un cuero cabelludo hidratado

¡Mucha sed!

La piel del cuero cabelludo no está seca.
El nivel de hidratación del cuero cabelludo, estimado en un 10%, es el doble que en la piel de otras zonas del cuerpo. La mayor parte se encuentra en la dermis (80%) y se reduce con la edad. La flexibilidad del cuero cabelludo varía según su nivel de hidratación.
Por debajo del nivel crítico de hidratación al 10%, la capa córnea se debilita y se alteran sus atributos biomecánicos, como la flexibilidad o cohesión.

Una fuente de agua continua...
La circulación sanguínea lleva constantemente agua a la dermis y, después, se difunde a la epidermis. Sin embargo, la piel no puede extraer agua del exterior. Únicamente en situaciones extremas puede penetrar una pequeña cantidad de agua en la capa más externa de la córnea, por ejemplo, durante un baño prolongado.

Fuga de agua constante
El agua se pierde a través de la epidermis tanto por difusión, como por evaporación. A este proceso se le llama pérdida de agua transepidérmica (TWL, por sus siglas en inglés).




¿SABÍAS QUÉ?
Hidratación del cuero cabelludo: el doble de agua que la piel de otras partes del cuerpo.
El buen estado del cuero cabelludo depende del equilibrio entre la obtención y la pérdida de agua. La hidratación natural del cuero cabelludo se regula de diferentes formas.

Asegurar el equilibrio de la hidratación en el cuero cabelludo de manera natural
Al igual que la piel de otras zonas del cuerpo, la capa córnea del cuero cabelludo está equipada para limitar su pérdida de agua. El cemento lipídico, la membrana celular y la capa hidrolipídica forman un sistema de barrera cutánea que mantiene los niveles de hidratación del cuero cabelludo a un nivel óptimo.
Además, los factores hidratantes naturales (NMF, por sus siglas en inglés) retienen el agua dentro de las células de la capa córnea.
Se trata de un concentrado de varias sustancias higroscópicas: aminoácidos, urea, ácidos orgánicos, glicerol, sales minerales y azúcares simples.