Cerrar

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulta la Política de cookies

  • research
  • Points de vente
  • Tienda Online
  • Mi piel

Ideal Skin Blog

ANTI-EDAD

¿Tu ritmo de vida estropea tu piel?
¡Descubre unos pequeños trucos para evitarlo!

En los últimos años, las mujeres hemos aumentado de forma imparable nuestro ritmo de vida, y hemos expuesto nuestra piel a distintas presiones, como la falta de sueño, una alimentación desequilibrada o el estrés. Descubre cuáles son los enemigos de nuestra piel y cómo podemos evitar sus efectos:

¿Existe el envejecimiento relacionado con nuestros hábitos?

Normalmente, achacamos el envejecimiento a factores relacionados con la edad. Pero… ¡nuestra piel envejece por muchas otras cosas! Algunas razones son la falta de sueño, la contaminación, el estrés, la mala alimentación o la falta de ejercicio.

¿Cómo se notan los excesos en nuestra piel?

La piel sometida a un entorno urbano contaminado tiende a adquirir un aspecto apagado y grisáceo. Esto ocurre también por la falta de agua, los entornos secos o la calefacción y el aire acondicionado.
La piel que se sobreexpone a los rayos UV, tanto de forma natural como artificial,  muestra contrastes más marcados y padece a menudo marcas de pigmentación.

La carencia de sueño o estrés provoca que las pieles adquieran un aspecto amarillento. Unas facciones demacradas y bolsas debajo de los ojos que evidencian el ritmo de vida frenético.

Por último, la naturaleza desequilibrada de una piel desnutrida, con sus zonas grasas y secas y los poros dilatados, refleja una alimentación desequilibrada o el consumo de alcohol. Esto también ocurre cuando usamos tratamientos cosméticos que resultan demasiado agresivos para nuestra piel.

¿Qué podemos hacer para compensar y eliminar los efectos de nuestros caprichos?

1. ¿Te has saltado el desayuno para poder dormir un poco más?

Llévate un puñado de almendras y avellanas para que te mantengan activa hasta la hora de comer y así mantener a raya los ataques de hambre que puedan inducirte a caer en la trampa de los alimentos grasos o azucarados.

2. ¿Atraída sin remedio por los rayos de sol?

¡Un poco de protección UV y lista! Es muy fácil, llévalo siempre en tamaño mini en el bolso.

3. ¿Tienes que terminar un trabajo importante después de una noche de juerga?

Respira hondo, estírate, relájate y muévete con regularidad para ahuyentar el cansancio. Cuando hayas acabado, regálate un gran batido lleno de energía y vitaminas, elaborado con kiwi, fresas y plátano.

La recomendación de Vichy