Cerrar

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulta la Política de cookies

  • research
  • Points de vente
  • Tienda Online
  • Mi piel

Ideal Skin Blog

CAPILAR

Tengo caspa y sensibilidad capilar,
¿qué puedo hacer?

Es muy común tener caspa o cuero cabelludo sensible en algún momento de nuestra vida, te contamos cómo tratarlo adecuadamente para eliminar esta problemática y, lo más importante, que no vuelva a aparecer.

Caspa y/o descamación

La caspa es una problemática habitual del cuero cabelludo, más del 50% de los hombres y el 25% de las mujeres lo han sufrido en alguna ocasión. Generalmente es un problema que responde bien al tratamiento pero que puede volver a aparecer, por eso son importantes los cuidados específicos de mantenimiento.  Se pueden diferenciar dos tipos de caspa:

-Caspa seca: las escamas que aparecen son blancas, pequeñas y sueltas, que generalmente se aprecian porque caen sobre los hombros. Se relacionan a procesos irritativos o procesos de sequedad del cuero cabelludo.
- Caspa grasa: son escamas amarillentas, más grandes y que están adheridas al cuerpo cabelludo. En ocasiones está relacionado con la dermatitis seborreica.

Aunque se desconoce la causa que origina la caspa, se conoce que en el cuero cabelludo existen microorganismos que están en equilibrio y que, al desequilibrarse aparece la causa. Por ello es importante que además de eliminar los síntomas: la rojez, el picor, las escamas… el tratamiento también reequilibre la flora capilar para asegurarnos de que la caspa no vuelva a aparecer.

Al ser un tratamiento que dirigimos al cuero cabelludo y al pelo le tenemos que exigir una buena cosmeticidad, una textura y un perfume agradable y una composición que no altere la estructura capilar. Recomendamos el Champú Dercos Anticaspa (disponible para cabello seco y cabello graso), que contiene Selenium DS, un potente activo que ayuda a eliminar la caspa más persistente. Este tratamiento ayuda a equilibrar el microbioma del cuero cabelludo para una eficacia anticaspa desde la primera aplicación.

Sensibilidad en el cuero cabelludo

Las personas que tienen un cuero cabelludo sensible sufren irritación, tirantez, picores, ardor, rojeces… En estos casos hay que examinar bien en busca de enfermedades que se pueden localizar en cuero cabelludo y que pueden ir acompañado de estos síntomas. Si no existiera una causa que lo justifique, tenemos que buscar otros posibles desencadenantes: por la utilización de un champú inadecuado o agresivo, tintes, lociones capilares que pueden irritar, la contaminación, cambios hormonales durante el embarazo, el estrés o ritmo de vida que también pueden influir en este aspecto. En definitiva, síntomas asociados a la piel sensible y que no responde a una relación con una patología, por lo que si tienes la piel sensible y reactiva en el rostro o cuerpo, es muy posible que tengas también el cuero cabelludo sensible.

Además la forma de empleo es muy importante, a un champú normal se le va a pedir únicamente que lave, que elimine la suciedad del cuero cabelludo del pelo. Pero si además a un champú le pedimos que trate, que esté formulado específicamente para calmar tanto el picor como el enrojecimiento, como el Champú Dercos Dermocalmante, que actúa sobre la sensación de calor, picor e irritación, gracias a su asociación exclusiva de Bisabolol y Madecassoside. Estos champús se deben dejar actuar sobre el cuero cabelludo un mínimo de 5 o 10 minutos con un masaje sobre toda la superficie a tratar, pero sin rascar ni frotar el cuero cabelludo. Después, debe aclararse con abundante agua templada (tirando a fría) para retirar completamente todos los restos de champú y suciedad, y así evitar las irritaciones.

La recomendación de Vichy