Cerrar

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulta la Política de cookies

  • research
  • Points de vente
  • Tienda Online
  • Mi piel

Ideal Skin Blog

ANTI-EDAD

¿Son adecuados los sérum antiedad para las pieles sensibles?

Elegido por sus superpoderes hidratantes, alisadores y tonificantes, el sérum es el producto estrella para luchar contra los signos del envejecimiento. La duda es si este producto tan de moda, altamente concentrado en activos, es adecuado para la piel sensible. Laura García Urosa, responsable de formación de Vichy nos da las claves.

1. ¿Los sérum antienvejecimiento están adaptados a la piel sensible?

“Todo depende de los activos contenidos en el sérum”, explica Laura.

2. ¿Es bueno aplicar un sérum antiedad sobre una piel sensible?

“Depende del sérum. No todos los sérum antiedad son adecuados para la piel sensible”. Para asegurarse de su tolerancia, las mujeres en general los dosifican, disminuyendo la cantidad a aplicar sobre la piel. Además, suelen examinar la naturaleza de los activos y la forma en que se formulan. Hay algunos componentes estrella: los preferidos son los que tienen efecto exfoliante o peeling, como el AHA. Sin embargo, estos activos, en altas dosis y sobre piel sensible aumentan el riesgo de sensación de malestar. Esto también sucede en el caso del retinol, que requiere una formulación muy específica para ser perfectamente tolerado. Sin embargo, hay otros activos que han sido descubiertos más recientemente que combinan eficacia y tolerancia, y que además de una muy eficaz acción antienvejecimiento, poseen una gran potencia calmante. "Es el caso del Rhamnose por ejemplo, un azúcar natural que se extrae del abedul”. Este activo, formulado incluso en una alta concentración, es tolerado por la piel sensible.

3. ¿Tiene el sérum la textura adecuada para mí?

El primer paso es comprobar que el sérum ha sido probado en piel sensible bajo control dermatológico y que es hipoalergénico. Pero esto no es suficiente. La fórmula del sérum debe ser purificante y debe aportar luz al rostro, además de ser ligera. Esta textura es precisamente lo que hace que la aplicación sea muy agradable. La textura característica del sérum, muy fluida, hace que el producto se absorba rápidamente y no deje una película incómoda en la piel. Sin embargo, cuando la piel es sensible, el sérum puede secar el rostro. Por eso es importante aplicar siempre después una crema hidratante, ya sea un cuidado de  de día o de noche para evitar la sensación de incomodidad y tirantez que pueden experimentar las pieles normales a secas.