Cerrar

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulta la Política de cookies

  • research
  • Points de vente
  • Tienda Online
  • Mi piel

Ideal Skin Blog

HOMBRE

Si eres hombre, esto te interesa...

Con

Michel Le MaitreDermoconsejero de Vichy

Sébastien PaucodFundador de l'Atelier Gentlemen

¿Alguna vez después de afeitarte has notado la piel irritada? ¿Te salen granitos, imperfecciones o te cortas con frecuencia? El afeitado entra dentro de la rutina diaria de casi todos los hombres, pero por culpa de las prisas, de la falta de cuidado o de los productos equivocados, la piel sufre.

Te damos las claves para un afeitado perfecto para hacerte la vida más fácil:

1) Aféitate respetando la dirección del pelo, incluso en caso de remolino. Acaba aplicando sobre la zona un cuidado hidratante a base de ácidos de fruta (AHA), que estimulan el proceso de exfoliación natural de la piel, facilitando la salida del pelo.

2) Hazte fan de las fórmulas sin alcohol que sean especiales para pieles sensibles, ya que el afeitado agrede la piel y los aftershave con alcohol o mentolados empeoran la situación.

3)  Apunta el mejor tándem: crema de afeitar y crema de día, que al estar enriquecidas con agentes hidratantes, eliminan la sensación de incomodidad que genera el afeitado. Úsalas cada mañana y notarás la diferencia.

4)  No seas perezoso… y cambia las cuchillas con frecuencia. Cuando son demasiado antiguas, ya no cortan el pelo sino lo que arrancan, con el efecto que eso conlleva: irritación, dolor y rojeces.

5)  Facilita la vida a tu maquinilla: estira bien la piel para facilitar el deslizamiento de la cuchilla y conseguirás la eficiencia de un experto.

6)  El momento perfecto: por la mañana, después de ducharse y en ayunas. Estas son las condiciones ideales para un afeitado óptimo, porque tras la ducha el calor ha abierto nuestros poros y antes de desayunar, porque la masticación conlleva un aumento del flujo sanguíneo a nivel de la epidermis, lo que incrementa el riesgo de cortes.

Y después de todo esto… ¡Ponte manos al afeitado!