Cerrar

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulta la Política de cookies

  • research
  • Points de vente
  • Tienda Online
  • Mi piel

Ideal Skin Blog

ANTI-EDAD

Pieles maduras
cómo compensar los efectos de la menopausia

Aunque las arrugas son muchas veces el reflejo de una vida plena, son marcas de gestos prolongados, de sonrisas eternas, llega un momento en que la imagen que proyectamos en el espejo deja de gustarnos, por su culpa. Esto a veces ocurre a partir de los 45-50 años, cuando empiezan a aparecer los primeros signos de la menopausia, que acaban notándose también en nuestro rostro.

Hasta ese momento, una crema anti-arrugas y un protector solar parecían suficientes, pero pasado ese periodo necesitamos algo más. Los pómulos pierden su aspecto redondeado, el óvalo de la cara desdibuja sus contornos y el cuello deja de ser liso. Los cambios hormonales afectan directamente a la piel que ralentiza notablemente su ritmo habitual de renovación celular y parece que envejecemos de golpe.

Además, debemos tener claro que según el tipo de piel, deberemos cuidarla de una manera determinada: las pieles grasas son las más afortunadas porque son más resistentes y están mejor hidratadas. Sin embargo, las pieles sensibles con la edad, pueden transformarse en pieles aún más reactivas, con rojeces y cuperosis instaladas. En este tipo de pieles hay que reforzar los cuidados. Durante la menopausia, debemos pasar a utilizar productos reforzados, cargados de activos que devuelvan la densidad a todas las capas de la piel, porque cuanto más la estimulemos, más rápidamente se reconstruirá. Por eso, no renuncies a tu belleza de siempre pero dando una ayuda extra a tu piel.