Cerrar

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulta la Política de cookies

  • research
  • Points de vente
  • Tienda Online
  • Mi piel

Ideal Skin Blog

ANTI-EDAD

Idealia BB Cream es la primera BB Cream con tecnología “grey killer”. ¡Adiós al tono apagado!

El envejecimiento de la piel no sólo se nota con la aparición de las primeras arrugas. Con el paso de los años, la luminosidad natural que la piel posee tiende a desaparecer, dando lugar a la aparición de tonos grises y una  aparente pérdida de vida. Nuestra experta Mercedes Abarquero te cuenta las razones por las que esto ocurre y qué podemos hacer para recuperar la luminosidad en el rostro:

Comprende tu piel

La pérdida física de luminosidad en la piel se produce cuando las capas más profundas pierden su claridad y dejan de reflejar la luz de forma adecuada. Cuando nuestra piel tiene manchas, imperfecciones o se trata de una piel rugosa, este efecto puede ser aún mayor. Algunos factores externos como la contaminación, el frío, el tabaco o los rayos UV, contribuyen a este proceso al dañar nuestras células e impedir su funcionamiento de una forma correcta. Te proponemos algunos consejos para devolver la luminosidad a tu rostro:

Exfoliar tu piel de forma frecuente

Usar con frecuencia productos exfoliantes es una buena técnica para reducir los tonos grises, ya que se suavizan los rasgos faciales y se eliminan las zonas muertas de la piel. “Debe realizarse de una forma suave, ya que si se realiza de una forma brusca, puede producir irritaciones”, indica Mercedes Abarquero. “Los productos exfoliantes están diseñados para ser utilizados con movimientos circulares, trabajando desde dentro hacia fuera”.

Un pequeño truco: pellizcarse

“Ligeramente, pellizcar la piel entre el dedo pulgar y el dedo índice, girar suavemente de derecha a izquierda, como si  se estuviera girando la llave de una cerradura. Por último, presionar ligeramente en el borde de la piel antes de soltarlo. Hay que realizar estos movimientos en tres direcciones: en primer lugar comenzando por la barbilla, rodeando toda la mandíbula. En segundo lugar,  desde los pómulos hasta los oídos, y desde la nariz a los pómulos. Por último, en la frente”, indica Mercedes Abarquero.  De forma gradual, un resplandor aparece en la cara, dando a tu tez un aspecto rosado y fresco.

La recomendación de Vichy