This site is currently under maintenance.
Some features of contributions and enrollment are not available.
All these features will soon be available again.

This site is currently under maintenance.

Some features of contributions and enrollment are not available.
All these features will soon be available again.

Cerrar

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulta la Política de cookies

  • research
  • Points de vente
  • Tienda Online

Ideal Skin Blog

Cómo mantener la hidratación de tu rostro

¿Tienes la impresión de que algunas zonas de tu rostro se deshidratan más rápidamente que otras? Mercedes Abarquero, Responsable Científica de Vichy España, nos descubre los secretos que se esconden tras la hidratación de la piel.

¿Por qué, aunque hidrate regularmente mi rostro, a veces noto la piel tirante?

La piel adora el agua. De hecho, está compuesta en un 70% de este elemento, formando una barrera protectora necesaria para el cuerpo. Pero a veces, incluso aunque nos apliquemos cada mañana nuestra crema hidratante, la piel del rostro pierde agua a lo largo del día. Ahora los científicos creen que esta cuestión es mucho más compleja de lo que se pensaba. "La deshidratación de la piel no es solo una cuestión de pérdida de agua: en realidad se debe a una irregular distribución del agua en los tejidos. Recientes estudios clínicos demuestran que algunas zonas de la cara – como las mejillas, las sienes, la frente y la mandíbula – se deshidratan más rápidamente que el resto. Es una consecuencia lógica del hecho de que estas áreas están más expuestas", explica Mercedes Abarquero.

El origen de la hidratación irregular

“La irregular distribución del agua en la piel puede afectar a mujeres de todas las edades y todo tipo de piel" advierte la Responsable Científica de Vichy España. Una nueva investigación ha revelado dos fenómenos que se producen cuando la piel está deshidratada:  2) La ralentización de la regeneración de las células: esto daña la barrera protectora de la piel y permite pasar al estrés, la contaminación atmosférica y el tabaco, factores que pueden acelerar este proceso.

  • Una reducción de las acuaporinas, las proteínas que transportan el agua entre las células. Si el número de acuaporinas de tu piel disminuye – a menudo es consecuencia de la edad o de la exposición ultravioleta – puede interrumpirse el flujo de agua y provocar la deshidratación de la piel.
  • La ralentización de la regeneración celular daña la barrera protectora de la piel y, como consecuencia, la función barrera se altera y el estrés, la contaminación atmosférica y el tabaco aceleran el proceso de pérdida de agua.

¿Cómo puedo conseguir un correcto equilibrio en la hidratación de la piel?

Simplemente es necesario reactivar el flujo de agua de la piel para una hidratación óptima a través de tu rostro. La teoría está clara, pero... ¿por dónde empezar? Mercedes Abarquero recomienda usar productos que retengan la humedad de la piel y redinamicen el flujo de agua entre las células.

Es el caso del Agua Termal de Vichy, que favorece la circulación del agua en la piel. Este agua de belleza también contiene 15 minerales vigorizantes para mejorar la calidad de la piel y calmar la piel sensible y ha demostrado tener propiedades antioxidantes para combatir el envejecimiento de la piel. También los tratamientos de día son un buen arma, aquellas fórmulas que contienen azúcares con propiedades higroscópicas, que atraen y retienen el agua. Algunos activos como el ácido hialurónico rellenan los tejidos del rostro incrementando los niveles de humedad, otros alisan la piel formando una película invisible sobre la superficie, y otros proporcionan una hidratación duradera.

Gestos de belleza para mejorar la hidratación de la piel

Cuando te duches por la mañana, utiliza agua tibia – cuanto más caliente está el agua, más deshidrata la piel-. Practica algún deporte enérgico – la transpiración abre los poros y estimula la producción de sebo y lípidos que nutren y refuerzan la barrera de la piel-. Cuando estés en la playa, no dejes que el agua salada del mar se seque sobre la piel, ya que puede aumentar los efectos nocivos de los rayos del sol y además, deshidratan la piel. Lo recomendable es darse una ducha con agua dulce nada más salir del mar.

La recomendación de Vichy