Cerrar

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulta la Política de cookies

  • research
  • Points de vente
  • Tienda Online
  • Mi piel

Ideal Skin Blog

Cómo conseguir un maquillaje efecto buena cara y bronceado

¿Notas que tu piel está apagada en comparación con la tez impecable y radiante que tienes después del verano? La maquilladora Natalia Belda comparte con nosotros sus consejos para conseguir un rostro como besado por el sol en cualquier época del año.

Primer paso: preparar la piel

Las bajas temperaturas del invierno o de una fría primavera pueden causar estragos en la piel, restando luminosidad a tu rostro. El primer paso para conseguir un cutis más radiante es preparar la piel para el maquillaje. “Después de limpiar bien el rostro, aplica un sérum hidratante para conseguir un efecto jugoso y fresco”, explica Natalia Belda. ¿El resultado? Tus líneas de expresión estarán más difuminadas, las zonas más deshidratadas se rellenarán con agua y tu rostro parecerá más descansado. Además, al preparar la piel antes de maquillarla conseguiremos que el maquillaje nos dure todo el día.

Segundo paso: el fondo de maquillaje

Cuando la piel esté lista, aplicaremos el fondo de maquillaje. Recuerda que, para elegir el más adecuado, debes saber qué tipo de piel tienes: para las más secas, optaremos por uno en crema; para las normales a mixtas, escogeremos una textura fluida para una sensación ultraligera. Además, es importante elegir uno que tenga factor de protección, porque además de llevar una piel con un tono ideal y muy luminosa, vamos a estar maquilladas y protegidas. Una vez que sabemos cuál es nuestro tipo de piel, tenemos que escoger el tono ideal. Para ello, prueba el fondo de maquillaje en el rostro, no en la mano, ya que el tono suele ser diferente.   “Una vez elegidos nuestra textura y tono ideales, aplicaremos el maquillaje desde el centro del rostro hacia fuera –a partir de la nariz hacia las mejillas, barbilla y frente- y por último, con una base de un tono más claro vamos a dar puntos de luz. El maquillaje se puede aplicar con esponjita, brocha o pincel, aunque para un acabado perfecto debemos dar el último toque con los dedos”.

El toque final: polvos bronceadores

Natalia Belda nos recomienda elegir un bronceador ultrafino de tonalidades rosadas y que pueda aplicarse con una brocha de polvos o colorete. “Cogeremos una pequeña cantidad –para evitar un efecto máscara- y la aplicaremos en los huesos del contorno del rostro: en el pómulo, siempre desde la mitad del pómulo hasta la sien y luego vamos a bajar un poco hacia la mandíbula para finalmente aplicar un poco en la frente para marcar más los huesos y crear un efecto más uniforme en el rostro. Con el sobrante de producto, bajamos hacia el cuello para darle un toque de color de forma natural”. De esta forma, conseguiremos dar a nuestro rostro un toque de sol muy natural y apto para cualquier época del año.

La recomendación de Vichy